A tiros contra una patrulla de la Policía Nacional en Melilla

A tiros contra una patrulla de la Policía Nacional en Melilla

El zeta, destrozado. En la Cañada de la Muerte, Melilla, una patrulla de la Policía Nacional fue recibida a tiros y a pedradas cuando acudió a socorrer a otros compañeros

El agente de Policía y la alumna tuvieron que salir del coche para ponerse a cubierto / AquíActualidad
El agente de Policía y la alumna tuvieron que salir del coche para ponerse a cubierto / AquíActualidad
Atiros ha sido recibido esta madrugada un coche de la Policía Nacional en una de las ciudades más peligrosas de España. Ha ocurrido en Melilla, en la Cañada de Hidum, que es la de la Muerte. Es la típica cañada en la que convive la estrechez de la indigencia, de las barreduras y de los desperdicios con los oros y los coches de alta gama. El típico barrio en el que pocos entran.
Hasta allí habría acudido una patrulla de la Policía Nacional para asistir a unos compañeros de la Policía Local que estaban deteniendo a un ciudadano. Pero allí, en la Cañada de la Muerte, en vez de reconocimientos y afabilidades llovieron tiros y piedras sobre el zeta. El agente y la alumna tuvieron que salir del coche para ponerse a cubierto de la que se les estaba viniendo encima.
Entonces fue cuando, con premeditación, algunos de los que allí estaban observando aprovecharon el momento para llevarse del zeta todo lo que pudieron y más. Nos cuenta un policía nacional que se llevaron del coche «la Franchi, —que es una escopeta policial del calibre 12-70—, el AVL —sistema para transmisiones—, las defensas, los escudos, el chaleco de traumas». Para qué quiere un civil el amparo material de un agente es algo que se le escapa a cualquiera.
Se quedó en eso, en daños materiales porque, por fortuna, para ellos todoquedó en un susto: el policía y la alumna fueron «rescatados por una patrulla de la Policía Local que estaba a unos 500 metros», nos cuentan. El zeta, eso sí, destrozado: las ruedas, reventadas; las lunas, hechas añicos; la chapa, machacada.
La grúa tuvo que retirar el coche del lugar del suceso / AquíActualidadnal
La grúa tuvo que retirar el coche del lugar del suceso / AquíActualidad

Alumnos en prácticas por falta de funcionarios

Al parecer, el ataque de Melilla se deriva de una problemática nacional que los sindicatos policiales vienen atendiendo desde hace varios meses: no hayfuncionarios suficientes para trabajar en las calles. Es por eso que en algunas ocasiones, la carencia de efectivos «se suple con los pocos que hay en prácticas». De ahí la alumna de Melilla. Con suerte, porque en algunas comisarías, «unas pocas privilegiadas», no pueden contar ni siquiera con esos apoyos: «en la promoción que se está formando sólo hay 260 alumnos, la inmensa mayoría sin chalecos antibalas puesto que no se los dan hasta que no juran el cargo», nos cuentan.
Precisamente es esta falta de policías la que repercute directamente en el ciudadano de a pie, que es el que necesita protección cuando las cosas no marchan como es debido: «los coches o no salen o sólo sale uno. En Rota, por ejemplo, hasta el Jefe de Dependencia tiene que hacer servicio de seguridad».
Y la cosa va a más. Desde Rota nos dicen que se está barajando la posibilidad de «cerrar las ODAC por las noches, haciendo que los funcionarios pierdan el concepto de turnicidad».
Las ODAC son las Oficinas de Denuncias y Atención al Ciudadano. Allí se acude para denunciar robos, agresiones sexuales y no, violencia doméstica y no, vilipendios y todo aquello que requiera la atención de la Policía, que es quien pone su mano sobre el hombro del que se lamenta y quien se la echa al cuello a quien hace lamentar.