¿‘Payasos asesinos’ en el centro de Valencia?

¿‘Payasos asesinos’ en el centro de Valencia?

Se ha difundido un vídeo de personas asustadas corriendo por la céntrica calle Colón, pero al parecer solo huían del grito de “payasos, payasos”


Por las redes sociales se ha difundido un vídeo de pánico con personas huyendo de ‘payasos asesinos’ en plena calle Colón de Valencia, arteria comercial, en la madrugada del pasado sábado. Al parecer no había ni uno de ellos, simplemente alguien gritó “payasos, payasos”; tuvo que intervenir hasta un coche policial.
Desde la cuenta de Instagram de ‘Valencia Clown’ se han ido colgando a lo largo de la última semana fotografías de estos personajes en diferentes lugares de la ciudad: las emblemáticas Torres de Serrano, la calle Colón, un parque del Puerto de Valencia, en el entorno del Oceanogràfic y en El Saler, cerca de la Albufera.
'Payaso asesino' en la calle Colón de Valencia
'Payaso asesino' en la calle Colón de Valencia (Instagram de 'Valencia Clown')
Después de recibir un alud de insultos y amenazas, desde la cuenta han anunciado que “Valencia Clown se va de la ciudad y para siempre”. Se han defendido asegurando que se trataba de un “experimento social” con el que no pretendían “crear pánico” ni “rechazo”: “Simplemente queríamos darle un toque de misterio e intriga a la ciudad, en el que en ningún momento entraba en juego la violencia”. Por eso, aseguran que en ningún momento han salido a la calle disfrazados, por lo que las fotografías habrían sido un montaje. “Nunca nadie nos llegó a ver ni tampoco hablar con nosotros ya que jamás contestamos a ningún mensaje ni comentario”, justifican desde el perfil de la red social.
Sobre las amenazas recibidas, algunas incluso con “imágenes con todo tipo de armas”, señalan que no descartan denunciarlas ante la policía. También se han desmarcado de “actos vandálicos como pintadas en las calles”. “Nos habría gustado quedarnos hasta Halloween, pero no ha podido ser, no nos busquéis, no nos encontraréis. Gracias Valencia y hasta nunca”, se despiden.
Otro caso en Paterna
Etse mismo lunes, el Ayuntamiento valenciano de Paterna advertía a la población ante los sustos y “avistamientos terroríficos” detectados durante el pasado fin de semana en el municipio y protagonizados, según varias denuncias de vecinos, por un grupo de jóvenes disfrazados de payasos con máscaras macabras. La Policía Local recibió una veintena de llamadas alertando del episodio por la zona del parque de Alborgí.
La Jefatura de la Policía Local de Paterna lanzó incluso recomendaciones a la población sobre cómo actuar ante los avistamientos de ‘payasos diabólicos’: mantener la calma y el sentido común, no entrar en conflicto ni en polémica con ellos, llamar a la Policía Local sin necesidad de interpretar la situación, informar del avistamiento y del lugar exacto y ser prudente a la hora de difundir información que pueda generar alarma social.
La concejal de Seguridad, Núria Campos, hizo un llamamiento al respeto y a la prudencia ciudadana y ha explicado que con estos consejos quieren “ser prevenidos y evitar enfrentamientos entre seguidores y detractores de esta moda, ya que lo que para unos es divertido para otros puede llegar a ser una auténtica pesadilla”. El Jefe de la Policía Local, Rafael Mestre, señaló que “estos avistamientos de payasos terroríficos en Paterna pueden convertirse en un riesgo debido a su rápida propagación por Internet” y explicó que son “numerosos los usuarios de redes sociales que cuelgan inquietantes fotografías de payasos diabólicos en diferentes puntos del pueblo como el parque de Alborgí o la carretera a Valterna e informan en foros locales de su presencia, una información que puede llegar a ser malinterpretada por algunos y ser foco de polémica”.
Una moda procedente de EEUU
En los últimos meses autoridades en todo el mundo daban la alarma tras la aparición por las calles de una serie de payasos diabólicos improvisados. Imitadores de esta broma que no tardó en hacerse eco en las redes sociales, como fuente de difusión. La moda de utilizar el aspecto de un payaso para asustar, realizar bromas de mal gusto o incluso delitos graves comenzó hace unos meses en Estados Unidos y se basa en el subgénero de películas de miedo nacido con la versión cinematográfica de It, un libro Stephen King.
La primera aparición tuvo lugar el pasado mes de agosto en Greenville, Carolina del Sur (EE.UU.), donde un falso payaso apostado ante la linde de un bosque asustó a niños y adolescentes. No obstante, este incidente se le relacionó en un primer momento, con una promoción para la película 31del director Rob Zombie. En Canadá, la Policía de Toronto inició el pasado 6 de octubre una investigación después de que un grupo denominado “Clowns in the 6” (“Payasos en el 6”) amenazara a través de medios sociales a varios colegios de la ciudad.
El fenómeno, además, ha trascendido fronteras y se han convertido en un problema en Europa con la llegada de Halloween, el 31 de octubre. En las últimas semanas se han registrado numerosos casos en países como Alemania y Suecia, con la presencia de falsos payasos con navajas, hachas y hasta motosierras para asustar a viandantes. Uno de los incidentes más graves ocurrió a mediados de este mes en Varberg, en el oeste de Suecia, cuando un hombre disfrazado de payaso apuñaló sin mediar palabra a un joven y se dio a la fuga, provocándole heridas leves en un hombro.
En el Sarre, región fronteriza con Francia y Luxemburgo, una persona disfrazada de payaso asustó a los pasajeros de un tren con un cuchillo y cuando bajó del tren continuó amedrentándoles. En la localidad alemana de Aquisgrán, un joven ciclista resultó herido tras ser asustado por un payaso, el pasado fin de semana. Otro payaso macabro asustó a un conductor en Frederiksvaerk, al norte de Copenhague.
Este fenómeno ha multiplicado las denuncias en las comisarías y se han registrado también casos de personas que comienzan a “defenderse” de los payasos atacantes, como ocurrió el pasado lunes en Berlín, cuando un joven de 16 años disfrazado de payaso diabólico fue acuchillado por un adolescente de 14 al que trató de asustar. En algunos lugares, incluso, como ocurrió en la localidad de Orem, en el estado de Utah (Estados Unidos), la Policía ha tenido que advertir que era ilegal disparar contra los payasos.
Así, grupos de payasos profesionales y el propio Stephen King se han mostrado en contra del fenómeno de los “payasos asesinos”, muchos de estos clowns inspirados en Pennywise, el protagonista de It (Eso).