Amnistía Internacional pide al presdiente Medina no promulgar Código Penal con penalización del aborto

Amnistía Internacional pide al presdiente Medina no promulgar Código Penal con penalización del aborto


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Por considerarla como un retroceso en la defensa de los derechos de las mujeres y niñas dominicanas, la organización Amnistía Internacional pidió al presidente Danilo Medina no promulgar el nuevo Código Penal en el que se mantiene la penalización del aborto con algunas excepciones.

Amnistía Internacional emitió una declaración en la que señala que el presidente Medina está facultado para oponerse a la reforma e insistir en las excepciones a la penalización del aborto que propuso en 2014, entre las que figura despenalizar el aborto cuando el embarazo ponga en peligro la vida o la salud física o mental de la mujer o la niña, en los casos en que el feto no pueda sobrevivir fuera del útero y cuando el embarazo sea consecuencia de violación o incesto.

“Si el presidente Medina se retractara de repente de su valiente postura de 2014 estaría traicionando a millones de mujeres y niñas dominicanas, cuyos derechos y dignidad correrían peligro con esta reforma”, ha señalado Robin Guittard, responsable de campañas de Amnistía Internacional en el Caribe.

Considera que su impacto será catastrófico para las mujeres y las niñas de la República Dominicana, a las que se seguirá penalizando, estigmatizando y obligando a someterse a abortos peligrosos.
Con esta aprobación el código sólo se admite que el aborto no esté penalizado cuando el embarazo pueda poner en peligro la vida de la mujer o la niña embarazada, y sólo tras haber hecho todo lo posible para salvar la vida de la madre y del feto.

Con la actual reforma, las mujeres que lo practiquen recibirán sanciones penales de entre dos y tres años de prisión, y los profesionales de la salud que proporcionen servicios de aborto serán sancionados con penas de entre cuatro y diez años.

La organización precisa que está demostrado que la prohibición total del aborto no reduce el número de abortos, sino que aumenta el riesgo de que las mujeres mueran debido a abortos ilegales y peligrosos, y que las leyes restrictivas sobre el aborto hacen que en especial las mujeres y las niñas que viven en la pobreza o que habitan en zonas rurales y aisladas se arriesguen a someterse a abortos peligrosos.

Amnistía Internacional y varios grupos dominicanos de derechos de las mujeres temen que la nueva excepción tan ”estrictamente delimitada” haga imposible en la práctica que las mujeres y las niñas, cuya vida corra peligro, accedan a servicios de aborto.


”Su impacto será catastrófico para las mujeres y las niñas de la República Dominicana, a las que se seguirá penalizando, estigmatizando y obligando a someterse a abortos peligrosos”, señala la entidad.