Una cámara de seguridad grabó la violación de la joven drogada con burundanga en Bilbao

Una cámara de seguridad grabó la violación de la joven drogada con burundanga en Bilbao

En las imágenes, que se encuentran en manos de la Ertzaintza, se observa a la chica a merced de tres individuos. Uno de ellos recoge la escena con un móvil

La agresión sexual denunciada por una joven de 18 años el pasado fin de semana en Bilbao fue grabada por una cámara de seguridad, según ha confirmado El Correo. En las imágenes, que se encuentran en poder de la Ertzaintza, se observa cómo tres individuos mantienen relaciones sexuales con la mujer, que no recuerda nada por encontrarse bajo los efectos de la burundanga o una sustancia similar. Mientras, uno de los jóvenes grababa la escena con un teléfono móvil. El vídeo fue tomado en torno a las ocho de la mañana del pasado sábado, 14 de enero, en el barrio bilbaíno de Santutxu, un lugar en el que la víctima nunca había estado.

Dos jóvenes violaron a la chica drogada con burundanga en Bilbao y otro lo grabó
La Policía autonómica intenta ahora identificar a los tres individuos que aparecen en las imágenes tomadas por la videocámara. La chica se encontraba en una discoteca del centro de Bilbao sobre las dos de la madrugada cuando empezó a perder la noción de lo que ocurría. No fue hasta la mañana siguiente, varias horas después, cuando recobró el dominio sobre sí misma. Despertó en una calle que desconocía y a la que no sabía cómo había llegado, no recordaba nada de lo que había hecho durante las últimas horas y sentía dolor en la zona genital, además de presentar erosiones por todo el cuerpo.


Asustada, la muchacha se presentó en la Unidad de Urgencias del hospital de Basurto el sábado a mediodía, donde se activó el protocolo de agresiones sexuales. El forense que la examinó apreció en la joven lesiones compatibles con una agresión sexual. Después, acudió a una comisaría a presentar una denuncia por los hechos. La Ertzaintza abrió una investigación que, gracias a la colaboración ciudadana, cuenta con una valiosa prueba en la que han quedado reflejados los hechos. En las imágenes, la mujer aparece afectada y a merced de los agresores.


La burundanga o escopolamina colapsa durante varias horas la voluntad de la víctima, que, sin embargo, se mantiene consciente.